Portada » Blog » ¿Habéis oído hablar de la BIOMÍMESIS?

¿Habéis oído hablar de la BIOMÍMESIS?

Seguro que muchos es la primera vez que oís esta palabra. Es normal, se trata de un término muy reciente que utilizó por primera vez la escritora de historia natural Janine Benyus en 1998.

La biomímesis, (de bios, que significa vida y mímesis, imitación) un concepto que se acuñó para que la ciencia imitara a la naturaleza a la hora de ser más efectiva (ej: diseñar un tren de alta velocidad imitando la forma de la cabeza de un pato). Sin embargo, deberíamos ampliar el concepto y hablar en un sentido amplio de imitar la naturaleza a la hora de reconstruir los sistemas productivos humanos, con el fin de hacerlos compatibles con la biosfera.
La naturaleza gasta sólo la energía que necesita, lo recicla todo, se sustenta en la cooperación y defiende la diversidad. 

Jorge Riechmann propone que la mejor vía para cumplir este propósito es cerrando los ciclos de materia, consumiendo en función de los ciclos naturales (por ejemplo, no comer tomates en invierno, pero sí salsa de tomate que preparé en verano), minimizando el transporte (acercar lugares de vivienda, ocio, trabajo, estudio…) y aumentando la autosuficiencia local(disponer de lo que necesito consumir en cercanía: movimiento de transición), obteniendo la energía del sol en sus distintas manifestaciones (sol, viento, mareas…), potenciando una alta interconexión biológica y humana (diversidad biológica, cultural…), no produciendo compuestos tóxicos para el entorno, acoplando nuestra velocidad a la de los sistemas naturales, actuando desde lo colectivo y acogiéndonos al Principio de Precaución (en caso de amenaza para el medio ambiente o la salud y en una situación de incertidumbre científica se deben tomar las medidas apropiadas para prevenir el daño).

¿Quieres saber más sobre biomímesis? Te dejamos un par de enlaces para que sigas indagando:

·En estepuedes encontrar la infografía que compartimos en el enlace en alta calidad y comentada.
·Y aquíun buen artículo sobre el tema de Jorge Riechmann para la revista El Ecologista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *